martes, 5 de mayo de 2015

Las vacas de Quiviquinta.


Del libro “El Diosero” de Francisco Rojas González.

El breve texto nos relata la vida que se llevaba en un pueblecito denominado Quiviquinta, que, según el tiempo al que alude el relato eran épocas en las que sufrían hambre absolutamente todos los seres habitantes de este pueblo (vacas, perros –en general todo tipo de animales- y las personas que ahí vivían desde pequeños hasta ya gente muy vieja). En este lugar tenían muy poco de comer, los cultivos no florecían, no había que hacer, puesto que a no haber maíz no había nixtamal y por supuesto tampoco tortillas y menos dinero y trabajo para poder subsistir, lo pero era: el tiempo de sequía se avecinaba.
Este relato nos presenta como personajes principales a una pareja con su pequeña hija: Esteban Luna y Martina, quienes, como todos en Quiviquinta no tenían dinero y solo comían cebada; alimento que los ancianos de ese lugar consideraban como una no comida de cristianos, porque según es fría y no digna. Esteban Luna se mortificaba puesto que conforme pasara el tiempo se acabaría la poca comida de la que se mantenían y con esto las semillas por que las sequias continuaban; fue por esto que Esteban decide irse a otro lado a buscar trabajo: Acaponeta o a Tuxpan, se lo hizo saber a su esposa quien replica que qué harían sin él ella y su hija. Más tarde un amigo, Evaristo Rocha, llegó a su casa y le hizo saber a Esteban no había trabajo en ningún lugar vecino.

Llego el día del tianguis en Quiviquinta y Esteban y Martina fueron más que nada porque era una costumbre ir todos los jueves. El mercado estaba solitario, miserable y los precios por los cielos. La pareja solo contaba con una gallina, que planeaban vender; una persona se acercó preguntando el precio asombrándose de que Esteban pidió por ella la cantidad de 4 pesos. Después las personas que se encontraban en el tianguis pudieron escuchar el motor de un coche (un automóvil en Quiviquinta era cosa demasiado rara) abordo venían 2 jóvenes, una pareja, y echaron un vistazo al pueblo. La pequeña de Martina tenía hambre, ella se levantó la blusa y comenzó a amamantarla. La pareja la observó e inmediatamente le ofrecieron trabajo como nodriza de su hijo ofreciendo 65 pesos, Martina acepta (aunque Esteban estaba en desacuerdo) y se va con ellos.


 

 

 

4 comentarios:

  1. Este capítulo se me hizo muy triste puesto que no me gusto mucho que Martina se fuera de nodriza para ganar dinero dejando a su esposo a los niños y eso aunque de que fue por necesidad los niños la necesitarán mucho y el padre no podrá darles todo lo que la madre les podría dar por ese motivo se me hizo muy triste este capítulo .

    ResponderEliminar
  2. Al comenzar a leer el capitulo me pareció un poco deprimente y demasiado realista la situación por la que pasaba el pueblo y por la que hasta la actualidad pasa gran parte de nuestro país, sin embargo algo que me pareció injusto fue el hecho de como Esteban quiso trasladarse a otra región del país con el fin de obtener trabajo y poder mantener a su familia, sin embargo rápidamente Martina se contrapuso a la propuesta reclamando la estancia y paciencia a su lado, pero cuando a ella en el mercado un par de desconocidos de clase alta se le presentan proponiendo que ella trabaje como nodriza , Martina no tardo ni cinco minutos en aceptar la propuesta y menos de treinta segundos en dejarle la hija a su esposo y subirse al coche para después marcharse prácticamente sin siquiera despedirse. Considero que este acto fue un tanto cruel e hipócrita de Martina, pero de manera general y en cuanto a la estructura del cuento, considero que este es muy interesante.

    Cabrero Rangel Angel Jair 1º1 N.L 10

    ResponderEliminar
  3. Sarek H. Santillán Ramírez 1° 1 NL 47 21/05/18

    El relato me encantó, Es mi favorito de todo el libro.
    Ya lo había leído hace un tiempo atrás y es un buen relato.
    Maneja las cosas con una simpleza escrita combinada con unas cuantas palabras poéticas, que le dan ese toque de antigüedad.
    El desarrollo tan rápido, la trama tan simple pero tan real, tan intrigante y tan conmovedora.
    El final tan brusco y tan repentino, aparte de impactante fue lo que más me gusto.

    ResponderEliminar
  4. Frías González Karla Daniela 1°1 NL18
    Este capitulo toco la realidad impactante y cruda a la que millones de personas esta sometida, el tener que tomara una decisión como abandonar a tu familia para poder conseguir un poco de dinero y lograr seguir a delante.
    Me parece que este capitulo es para reflexionar

    ResponderEliminar